sábado, 6 de noviembre de 2010

Tristes aires, tristes días

Solos venimos al mundo


Solos nos vamos también.
Y entre tanto solitario
la soledad va también.


Ay, amarga soledad que amargas
mis días de amargas sonrisas.
¡ Aires tristes! ¡ Tristes días!
Árbol triste el de hoja caida.

Luz y sombra,
Muerte y vida.

Huella que marca el momento.
Huella que el tiempo olvida.

¡ Ay, soledad del alma¡
¡ Ay, soledad, no querida!
Por compañera te tengo
encadenada a mi vida.

¡ Sol y luna!
¡ Noche y día!

Voces que rompen las olas.
Barca que encalla en la orilla.


¡ Ay, camino del silencio
sin sonrisas ni caricias!
¡ Ay, soledad, cruel desierto
que torna en llanto mi risa!

¡ Fuego y agua!
¡ Mar y ría!

Saeta que lanza su dardo.
Rosa que clava su espina.

Las palabras van al viento 
Las promesas no marchitan.
Los sueños viven despiertos
durmiendo su pesadilla.

! Cal y canto!
¡ Calma y brisa!

¡ Cruz que arrastro y calvario
donde mi alma agoniza!

Después de tanto...
tan poco.
Después de todo...
fué mucho.

¡ Tristes aires!

¡ Tristes días!

¡ Tristes soledades mías!


ARMAK de ODELOT