martes, 15 de noviembre de 2011

#15M #20N Un joven rechaza ser vocal de mesa electoral por 'objeción de conciencia'


20-N | Se 'autoinculpará' este martes ante el juzgado de Elche, en Alicante

Un joven rechaza ser vocal de mesa electoral por 'objeción de conciencia'

  • Presentará su rechazo ante el juzgado, apoyado por otra gente de su entorno
  • Apela a su 'conciencia libre' y a la idea de que 'el bien no se puede imponer'
  • Asegura que 'no vivimos en un régimen democrático' para justificar su decisión



Un joven de 27 años alegará este martes ante el juzgado de guardia de Elche "objeción de conciencia" para justificar su decisión de no acudir como primer vocal a la mesa electoral que le ha sido asignada por sorteo con vistas a los comicios generales del 20N.
Así lo ha anunció este lunes, en declaraciones a EFE, este joven, llamado Adrián Vaíllo, quien ha avanzado que mañana presentará su rechazo a participar en la mesa electoral ante el juzgado de guardia de Elche tras la negativa de la Junta Electoral a "tener en cuenta" sus "motivos de conciencia" para no colaborar en el proceso electoral.

Escritos autoinculpatorios

"Mañana presentaré un escrito de autoinculpación en el juzgado", ha dicho Vaíllo tras señalar que otras cuatro personas de su entorno presentarán sus respectivos escritos autoinculpándose de haberle inducido a esa desobediencia civil de la Ley Electoral, entre ellos el pintor y artista ilicitanoAndreu Castillejos.
Según Vaíllo, miembro del Grupo Antimilitarista Tortuga, tres son los motivos por los que renuncia a participar en el proceso electoral: "la convicción de que no vivimos en un régimen democrático, la idea de que el bien no se puede imponer y la conciencia libre".

Bajo pena de cárcel o multa

Hace algo más de dos semanas, la Junta Electoral notificaba a Vaíllo que había sido elegido por sorteo primer vocal de la mesa electoral en el colegio público ilicitano Mariano Benlliure.
"Lo primero que hice fue ponerme en contacto con los miembros de la Junta para, mediante los cauces legales, comunicarles mi rechazo por motivos de conciencia", ha explicado tras indicar que días después recibió un "no inargumentado" por respuesta.
Según el artículo 143 de la Ley Orgánica 5/1985 del Régimen Electoral General, si el presidente o los vocales de las mesas electorales, así como sus respectivos suplentes, no acuden o no desempeñan sus funciones o las abandonan sin causa legítima se les puede imponer una pena de prisión de tres meses a un año o multa de seis a veinticuatro meses.
A pesar de saber eso, Vaíllo ha asegurado que el próximo domingo no acudirá a la mesa electoral.

Sistema 'impositivo'

"No es agradable, pero uno debe luchar en defensa de sus convicciones", ha dicho tras criticar que el sistema, "más que democrático, es impositivo", pues "no es lógico que de las 500 personas censadas en esa mesa electoral para ejercer su derecho al voto, ninguna se preste voluntaria para acudir como presidente o vocal" de la misma.
"No pueden obligar a los ciudadanos a formar parte de su fiesta democrática", ha dicho antes de remarcar que su "conciencia libre" le "exhorta" a actuar según su ética y a denunciar aquello que considera injusto